Llámanos al  640 30 97 61

contacto@desarrollo-continuo.com

TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO

La depresión es uno de los trastornos de mayor incidencia en la población general, pero no hay que confundirla con la tristeza. Sentirse triste en algunos momentos de la vida, es normal, pero pasa a ser patológico cuando esta tristeza se une a una disminución acusada del interés o de la capacidad para el placer en todas o casi todas las actividades; a la pérdida o aumento importante de peso sin motivo aparente; a insomnio o hipersomnia casi cada día; a  agitación o enlentecimiento psicomotores; unido también a cansancio o pérdida de energía; así como a sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos o inapropiados; disminución de la capacidad para pensar o concentrarse; y, en los casos más graves, pensamientos recurrentes de muerte e ideación suicida recurrente sin un plan específico.

En el caso de que se dé un período diferenciado de un estado de ánimo anormal y persistentemente elevado, expansivo o irritable, el trastorno pasa a denominarse Trastorno bipolar.

En nuestra consulta psicológica realizaremos una entrevista completa a través de la cual podremos plantear los objetivos de terapia y empezar así a modificar los patrones mentales responsables del mantenimiento de la depresión.

Estos trastornos pueden dividirse en:

Trastornos depresivos

 

Trastornos bipolares

 

Por enfermedad médica

 

Inducido por substancias

Trastorno depresivo mayor
 
Trastorno bipolar I
       
Trastorno distímico
 
Trastorno bipolar II
       
Trastorno depresivo no especificado
 
Trastorno ciclotímico
       
   
Trastorno bipolar no especificado
       
             

¿Cómo reconocemos la depresión?

La depresión es uno de los trastornos de mayor incidencia en la población general, pero no hay que confundirla con la tristeza. Sentirse triste en algunos momentos de la vida, es normal, pero pasa a ser un trastorno cuando esta tristeza se une a una disminución acusada del interés o de la capacidad para el placer en todas o casi todas las actividades; a la pérdida o aumento importante de peso sin motivo aparente; a insomnio o hipersomnia casi cada día; así como  agitación o enlentecimiento psicomotores; unido también a cansancio o pérdida de energíasentimientos de inutilidad o de culpa excesivos o inapropiados; disminución de la capacidad para pensar o concentrarse; y, en los casos más graves, pensamientos recurrentes de muerte e ideación suicida recurrente sin un plan específico. 

¿Cómo reconocemos el trastorno bipolar?

Este trastorno implica la presencia de un estado de ánimo anormal y persistentemente elevadoexpansivo o irritable, que dure al menos una semana. Normalmente está acompañado por la presencia (o historia) de episodios depresivos.

En nuestra consulta psicológica individual, nuestros psicólogos realizarán una entrevista completa a través de la cual plantearán los objetivos de terapia y empezaréis, conjuntamente, a modificar los patrones mentales responsables del mantenimiento del trastorno.