Llámanos al  640 30 97 61

contacto@desarrollo-continuo.com

Psicólogos en Barcelona - Desarrollo Continuo

NUESTRA METODOLOGÍA


La terapia psicológica desde nuestro punto de vista es más que una herramienta, es una caja de herramientas que nos permite trabajar las dificultades de cada persona, consiguiendo que cada una obtenga sus propias herramientas /posibilidades de mejora y las aprenda a utilizar en futuras situaciones desestabilizadoras que se presenten.   

Los objetivos generales que proponemos desde Desarrollo-Continuo con nuestras terapias son, recobrar la libertad emocional y promover el crecimiento personal de la persona.

Desde Desarrollo-Continuo trabajamos con diferentes modalidades de intervención terapéutica para abordar los distintos motivos de consulta, adaptándonos así a las necesidades de cada persona.

Según las necesidades específicas de cada caso se pueden llevar a cabo diferentes tipos de terapia (IndividualGrupal, Familiar, Infantil) a través de diferentes enfoques terapéuticos (terapia cognitivo-conductual, terapia breve, terapia sistémica, terapia psicoanalítica). 

Tras la evaluación psicológica, nuestro equipo le aconsejará el tipo de intervención psicológica que permita alcanzar los objetivos deseados con mayor eficacia. 

Terapia Cognitivo-Conductual

El enfoque cognitivo-conductual se basa en el principio de que si un comportamiento desadaptado (comportamiento que interfiere con el bienestar de la persona) puede ser aprendido, también podrá ser desaprendido. Es decir, las actitudes, los hábitos y los pensamientos negativos son respuestas aprendidas y el mejor medio de deshacerse de ellos es aprender nuevas formas de pensar, actuar, sentir… más adaptativas. Durante la terapia, el psicólogo cognitivo-conductual ayudará al cliente a tomar conciencia de sus pensamientos y creencias y a remplazarlos por evaluaciones y juicios más realistas.

La meta de la TCC es ayudar a la persona a aprender a identificar patrones de pensamiento negativo, evaluar su validez y remplazarlo con maneras de pensar más adecuadas. 

 

Desde la Terapia Breve la persona no es considerada como enferma, sino como una persona con recursos y capacidades para afrontar su situación, que en un momento concreto de su vida se encuentra bloqueada o sobrepasada por las circunstancias externas o internas. Bajo este enfoque terapéutico, las soluciones que cada persona intenta implementar una y otra vez, para resolver su situación sin éxito, son las que mantienen el problema o, incluso, lo agravan. Así pues, es precisamente en esas soluciones intentadas donde prestaremos la mayor atención con el fin de modificarlas por nuevas soluciones que sí sean efectivas.

No nos centramos en el pasado, sino más bien en el presente y el futuro para que la persona vuelva a tomar las riendas de su vida.Conseguimos que sea una terapia breve porque no es la persona la que ha de adaptarse a la terapia, si no que adaptamos la terapia a la persona.  

Terapia Breve 

 

Terapia Sistémica

La terapia sistémica percibe a la persona como un elemento dentro de un sistema (la familia, el trabajo, la escuela, los amigos, el vecindario...) y cuando se trabaja sobre un individuo, esta está afectando de manera directa o indirecta sobre los sistemas a los que pertenece, porque todos estamos conectados.

Este enfoque considera que el entorno (conjunto de sistemas, relaciones y situaciones) contribuye a mantener los problemas psicológicos, pero también a resolverlos. Así pues, las dificultades que presenta el cliente dependen de las relaciones que mantiene éste último consigo mismo y su entorno. Por tanto, el tratamiento busca hacer aparecer poco a poco cambios pequeños que permitan el desencadenamiento de cambios más importantes como si del inicio de una bola de nieve se tratase. Ayudamos a las personas a desarrollar nuevos modos de interacción en sus relaciones con los otros, buscando las soluciones que mejor concilien las expectativas de cada uno.

 

Este enfoque se  basa en el estudio introspectivo del ser humano. De acuerdo con el psicoanálisis, un problema se desarrolla cuando la persona actúa sin ser consciente de sus verdaderas motivaciones y de sus miedos.

El tratamiento psicoanalítico explora cómo estos factores inconscientes afectan las relaciones actuales, a los patrones de pensamiento, a las emociones y al comportamiento. La tarea del psicoanálisis es traer a la conciencia estos restos del pasado para que puedan volver a ser valorados y ser asimilados adecuadamente.  

Terapia Psicoanalítica