Llámanos al  640 30 97 61

contacto@desarrollo-continuo.com

Masaje infantil - Desarrollo Continuo

TALLER DE MASAJE INFANTIL


¿Te gustaría incrementar el vínculo afectivo con tu hijo?

¿Pasáis tiempo separados y quieres compensarlo?

¿Quieres ayudarle a reducir los cólicos o el dolor de la dentición de tu hijo? 


Masaje infantil - Desarrollo-Continuo.comParticipa en nuestro taller y comenzarás a crear una relación especial con tu hijo que durará toda la vida. El masaje diario es una de las maneras más completas de aportar a tu hijo la base de la armonía física, emocional y espiritual necesaria para una vida adulta de calidad.

Es ideal iniciar esta práctica en los primeros meses de vida del bebé ya que, su menor inquietud motora os facilitará el aprendizaje de la técnica del masaje, pero también puede iniciarse con niños mayores.

Son 4 sesiones de 1 hora realizadas una vez a la semana por uno de nuestros psicoeducadores en Barcelona. En ellas explicaremos los beneficios del masaje, la preparación de la persona que realiza el masaje, del ambiente y del material. Se practicarán los movimientos del masaje con el niño, siempre guiados por la monitora a través de un muñeco, y daremos algunos recursos como cuentos y canciones para realizar sobre la piel mientras realizamos el masaje. En la primera sesión es preferible que sólo venga la persona que realizará el masaje. ¡Inscríbete en el taller!

 

BENEFICIOS DEL MASAJE PARA TU HIJO

Le ayuda a relajarse, liberar tensiones y ansiedad.
Reduce las molestias producidas por gases, cólicos, estreñimiento, congestión y dentición.
Estimula su sistema nervioso, circulatorio, respiratorio y digestivo.
Ayuda a desarrollar la coordinación de su cuerpo y la integración del esquema corporal.
Facilita que el sueño sea de mayor calidad y larga duración.
Ayuda a que se sienta querido, escuchado, comprendido y aceptado.
Promueve el estado saludable (afectivo, cognitivo, fisiológico y motriz).
 

BENEFICIOS DEL MASAJE PARA TI

Nos ayuda a comprender mejor el lenguaje corporal del niño y sus ritmos de comunicación.
Incrementa el vínculo padres-hijo reforzando los lazos afectivos.
Ayuda a las madres en la depresión postparto.
Compensa ausencias de los padres y disminuye los inconvenientes de la separación.
Favorece el instinto materno y paterno.
Favorece el respeto mutuo de los padres a los hijos y de los hijos a los padres.
Tranquiliza, relaja y reduce tensiones de la madre, padre e hijo.